En Guerrero, ‘Familia Michoacana’ impone impuesto predial a productos de la canasta básica

El grupo criminal cobra por cada kilo de tortillas que venden, carne, refrescos, cerveza, alcohol y ganado; aquí te contamos todo lo que sabemos.
Como sucede en varios municipios de Guerrero, desde hace casi tres meses en al menos tres comunidades de los municipios costeros de Petatlán y Zihuatanejo el crimen organizado implementó un “impuesto”, en alimentos, bebidas, ganado y hasta en viviendas.

Presuntos integrantes de la Familia Michoacana han impuesto el cobro por cada kilo de tortillas que venden, carne, refrescos, cerveza, alcohol, ganado y recientemente hasta por cada casa habitada.

confirmó que en algunas comunidades costeras, presuntos miembros del grupo criminal de la Familia Michoacana, desde noviembre del 2023, en las poblaciones de Miguelito, Coacoyul, El Zarco en el municipio de Zihuatanejo, y Los Achotes en el municipio de Petatlán, y otras poblaciones que se ubican en la costa guerrerense han llegado a implementar un “impuesto predial” en las comunidades y cada familia deberá pagar 40 pesos semanales sin importar si sus moradores pagan renta, si es prestado o si la casa es propia.

De acuerdo con algunos afectados que solicitaron el anonimato, el mecanismo para llevar a cabo el cobro inicia con una llamada a los comisarios de las poblaciones a quienes les piden hacer un censo sobre el número de casas que hay en el lugar y después solicitan que les proporcionen el nombre de todos los jefes de familia en cada comunidad a quienes empiezan a extorsionar.

Las fuentes agregaron que en caso de no pagar el impuesto, el encargado de la FM, acudirá al domicilio para obligar a la persona a dar el dinero y si aùn asì se sigue negando la castigan, pues la cuota “no se le perdona” y es obligada a cubrirla en su totalidad.

“Tienes que pagar, en caso de no hacerlo te ponen tu ‘chinga’, y de todos modos tienes que pagar”, aseguran, los pobladores.
El presunto líder del grupo que impuso el “impuesto” es identificado como El Michoacano.

Las cuotas que cobran son dos pesos por cada kilo de tortilla, un peso por cada bebida ya sea refresco, jugos, cerveza o yogurt.

Pero, afirman los pobladores, esos dos pesos, no los paga el tendero, sino el consumidor, porque el dueño del negocio aumenta los costos porque tiene que recuperar el impuesto que les han fijado los integrantes del grupo criminal.

Ahí no termina la extorsión, en los casos de las reses, puercos y cabras, se cobra un peso por cada kilo de ganado de pie, es decir vivo.

Como ejemplo, explican, si cada kilo de carne de ganado de pie vale 52 pesos, el cliente paga 53, y nuevamente el comprador es el afectado.

Esa situación, ha provocado que un número indeterminado de familias emigren de esas comunidades, y se vayan a otros pueblos para evitar pagar impuestos en los alimentos básicos.

Casos similares a los de la región de la Costa Grande se han dado a conocer recientemente en algunos negocios de Taxco de Alarcón y en la mayor parte de la Tierra Caliente de Guerrero, casi todos pagan “impuestos”, región dominada por los líderes de la Familia Michoacana, es decir por Jhonny Hurtado Olascoaga apodado El Pez, y José Alfredo Hurtado Olascoaga alias El FresaIncluso, en algunas zonas, los pobladores deben comprar la gasolina en lugares exclusivos por la cual se les cobra un peso por cada litro, los más afectados están en los municipios de Ajuchitlán del Progreso, Arcelia, Coyuca de Catalán, Cutzamala de Pinzón, Pungarabato, San Miguel Totolapan, Tlalchapa, y Tlapehuala, en esa zona los habitantes solo se salvan del pago por utilizar las viviendas.


Posted

in

by

Tags:

Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *