Encuentra perla de 4 mil euros cuando comía almejas en restaurante

Las perlas son una de las piedras preciosas más valiosas y cotizadas en el mercado; casi tan deseadas como los diamantes. Y es que por su origen, las perlas se han convertido es sinónimo de algo raro y único.

Una perla es una esfera de carbonita de calcio cristalina en capas, formada al interior de un molusco. Tarda aproximadamente 10 años en crearse y el tamaño y color varía, por lo que no hay dos iguales. Por esto mismo, el valor de cada perla es diferente y se determina de acuerdo a su tamaño, forma y color, siendo las perlas que no tienen un color blanco o crema las mejor valoradas.

Es por eso que encontrar una de estas piedras preciosas de manera inesperada mientras disfrutas de una comida en un restaurante es algo completamente extraordinario. Y esto es justo lo que le sucedió a un hombre, que en su blando bocadillo encontró un objeto duro que casi le rompe un diente.

Se trata de Scott Overland, quien encontró una perla morada, estimada en cuatro mil euros, mientras comía en un restaurante.

El hecho sucedió en la ciudad Rehoboth Beach, Estados Unidos, en el restaurante llamado Salt Air. De acuerdo con el medio USA Today, el hombre se encontraba de vacaciones con su esposa y sus dos hijos cuando ocurrió el afortunado hallazgo.

Al principio pensó que el chef había dejado caer en su plato un objeto extraño, pero al observar mejor la pieza se dio cuenta de que en realidad era una hermosa piedra. Él y su esposa examinaron el curioso objeto y la almeja y determinaron que efectivamente se trataba de una perla que aquel molusco había formado en su interior.

«Tenía una pequeña hendidura donde algo estaba creciendo. La perla encajaba perfectamente en la hendidura», señaló Scott.

No se trataba de cualquier perla, sino que era un ejemplar muy raro y especial.

La perla de color morado fue valuada en 4,000 euros debido a su forma, tamaño y coloración. Pero lo más extraño es cómo esta perla pudo haber sobrevivido. La pieza se encontró dentro de una almeja de la especie mercenaria mercenaria, y solo una de cada 5 mil puede producir una perla.

Además, por lo general, las perlas que comienzan a formarse dentro de moluscos cultivados como alimento tienen muy pocas posibilidades de conservarse. Esto se debe a los procesos de manejo así como de cocción y de los ingredientes que se agregan al platillo pues dañan la pieza y al final, en tu almeja no encuentras nada que se le parezca a la piedra preciosa.

Es por eso que resulta increíble que Scott haya encontrado una perla morada dentro de su comida. El platillo tuvo un costo de 14 dólares, sin embargo, al final el hombre terminó con una hermosa perla de 4 mil euros. Scott aún está pensando qué hacer con dicha pieza: venderla o convertirla en una joya para su esposa.

«Podríamos tratar de convertirlo en algo para que podamos tener una reliquia familiar especial. Eso, o tengo que seguir comiendo almejas y encontrar una segunda si quiero convertirlas en aretes» concluyó.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

© 2024 My Blog - WordPress Theme by WPEnjoy